LUMEN FIDEI (encíclica de Papa Francisco, Resumen, cap.III)

CAPÍTULO TERCERO. TRANSMITO LO QUE HE RECIBIDO (cf. 1 Co 15,3)
La Iglesia, madre de nuestra fe
37 (misión) Quien se ha abierto al amor de Dios, ha escuchado su voz y ha recibido su luz, no puede retener este don para sí,,, La luz de Cristo brilla como en un espejo en el rostro de los cristianos, y así se difunde y llega hasta nosotros, de modo que también nosotros podamos participar en esta visión y reflejar a otros su luz,,, El pasado de la fe, aquel acto de amor de Jesús, que ha hecho germinar en el mundo una vida nueva, nos llega en la memoria de otros, de testigos, conservado vivo en aquel sujeto único de memoria que es la Iglesia. La Iglesia es una Madre que nos enseña a hablar el lenguaje de la fe.
Los sacramentos y la transmisión de la fe
40 La Iglesia, como toda familia, transmite a sus hijos el contenido de su memoria … Mediante la tradición apostólica, conservada en la Iglesia con la asistencia del Espíritu Santo, tenemos un contacto vivo con la memoria fundante … Para transmitir esta riqueza hay un medio particular, que pone en juego a toda la persona, cuerpo, espíritu, interioridad y relaciones. Este medio son los sacramentos, celebrados en la liturgia de la Iglesia.
41 …  Mediante el bautismo nos convertimos en criaturas nuevas y en hijos adoptivos de Dios-
43 … La fe se vive dentro de la comunidad de la Iglesia, se inscribe en un « nosotros » comunitario
Fe, oración y decálogo
46  el Padrenuestro… el cristiano aprende a compartir la misma experiencia espiritual de Cristo y comienza a ver con los ojos de Cristo … Además, es también importante la conexión entre la fe y el decálogo. La fe, como hemos dicho, se presenta como un camino, una vía a recorrer, que se abre en el encuentro con el Dios vivo.
Unidad e integridad de la fe
47  La unidad de la Iglesia, en el tiempo y en el espacio, está ligada a la unidad de la fe: « Un solo cuerpo y un solo espíritu […] una sola fe » (Ef 4,4-5) … La fe es una porque es compartida por toda la Iglesia, que forma un solo cuerpo y un solo espíritu. En la comunión del único sujeto que es la Iglesia, recibimos una mirada común.
48 Dado que la fe es una sola, debe ser confesada en toda su pureza e integridad… para que se transmita todo el depósito de la fe (cf. 1 Tm 6,20)
 

About these ads

Los comentarios están cerrados.