EVANGELII GAUDIUM Conversión misionera, apertura al amor

n.14… Recordemos el ámbito de «las personas bautizadas que no viven las exigencias del Bautismo»… La Iglesia, como madre siempre atenta, se empeña para que vivan una conversión que les devuelva la alegría de la fe y el deseo de comprometerse con el Evangelio.

(Pastoral en conversión) n.25… Espero que todas las comunidades procuren poner los medios necesarios para avanzar en el camino de una conversión pastoral y misionera, que no puede dejar las cosas como están. Ya no nos sirve una «simple administración» (Aparecida 201).

n.26… El Concilio Vaticano II presentó la conversión eclesial como la apertura a una permanente reforma de sí por fidelidad a Jesucristo: «Toda la renovación de la Iglesia consiste esencialmente en el aumento de la fidelidad a su vocación […] Cristo llama a la Iglesia peregrinante hacia una perenne reforma, de la que la Iglesia misma, en cuanto institución humana y terrena, tiene siempre necesidad» (Unit. Redin. n.6)

(Una impostergable renovación eclesial) n.27 Sueño con una opción misionera capaz de transformarlo todo… para la evangelización del mundo actual más que para la autopreservación. La reforma de estructuras que exige la conversión pastoral sólo puede entenderse en este sentido: procurar que todas ellas se vuelvan más misioneras…

n.30 Cada Iglesia particular, porción de la Iglesia católica bajo la guía de su obispo, también está llamada a la conversión misionera. Ella es el sujeto primario de la evangelización… exhorto también a cada Iglesia particular a entrar en un proceso decidido de discernimiento, purificación y reforma.

n.32 Dado que estoy llamado a vivir lo que pido a los demás, también debo pensar en una conversión del papado… También el papado y las estructuras centrales de la Iglesia universal necesitan escuchar el llamado a una conversión pastoral

n.155… En todo caso, es posible partir de algún hecho para que la Palabra pueda resonar con fuerza en su invitación a la conversión, a la adoración, a actitudes concretas de fraternidad y de servicio, etc

n.182… De ahí que la conversión cristiana exija revisar «especialmente todo lo que pertenece al orden social y a la obtención del bien común» (Ecclesia in America 27)

n.201… Si bien puede decirse en general que la vocación y la misión propia de los fieles laicos es la transformación de las distintas realidades terrenas para que toda actividad humana sea transformada por el Evangelio, nadie puede sentirse exceptuado de la preocupación por los pobres y por la justicia social. La conversión espiritual, la intensidad del amor a Dios y al prójimo, el celo por la justicia y la paz, el sentido evangélico de los pobres y de la pobreza, son requeridos a todos”

n.237… La Buena Noticia es la alegría de un Padre que no quiere que se pierda ninguno de sus pequeñitos. Así brota la alegría en el Buen Pastor que encuentra la oveja perdida y la reintegra a su rebaño.
(Ver aparte esquema de “renovación” de la Iglesia)

Los comentarios están cerrados.