PABLO VI, Frases vivenciales sobre MARIA

“La devoción a la Virgen en la Iglesia ahonda sus motivaciones en la palabra de Dios y se practica en el Espíritu de Cristo” (Marialis cultus, int.)

“Adviento, al considerar el inefable amor con que la Virgen Madre esperó al Hijo, se sentirán animados a tomarla como modelo y a preparars… para salir al encuentro del Salvador que viene” (Marialis cultus 4). “El tiempo de Navidad constituye una prolongada memoria de la maternidad divina, virginal, salvífica de Aquella cuya virginidad intacta dio a este mundo un Salvador… celebrar la parte que tuvo María en el misterio de la salvación” (Marialis cultus 5). (Anunciación) “Conmemoración del libre consentimiento de la Virgen y de su concurso al plan de la redención” ibid. 6)

“Cuando la Liturgia dirige su mirada a la Iglesia primitiva y a la contemporánea, encuentra puntualmente a María: allí, como presencia orante junto a los Apóstoles; aquí, como presencia operante junto a la cual la Iglesia quiere vivir el misterio de Cristo” (Marialis cultus 11). “La Liturgia es culto que requiere una conducta coherente de vida, ella pide traducir el culto a la Virgen en un concreto y sufrido amor por la Iglesia… completemos en nosotros, por el bien de la santa Iglesia, lo que falta a la pasión de Cristo” (Marialis cultus 11). “María como ejemplo de la actitud espiritual con que la Iglesia celebra y vive los divinos misterios” (Marialis cultus 16)

“María es la «Virgen oyente», que acoge con fe la palabra de Dios… concibiendo a Cristo en su mente antes que en su seno … volvía sobre los acontecimientos de la infancia de Cristo, confrontándolos entre sí en lo hondo de su corazón (cf. Lc. 2, 19, 51). Esto mismo hace la Iglesia” (Marialis cultus 17). “María, asimismo, la « Virgen orante»… En efecto, el cántico de la Virgen, al difundirse, se ha convertido en oración de toda la Iglesia en todos los tiempos… Asunta al cielo, no ha abandonado su misión de intercesión y salvación” (ibid. 18). “María es la «Virgen oferente»… Ofrece por la reconciliación de todos nosotros la víctima santa, agradable a Dios” (ibid. 20)

“Que el alma de María esté en cada uno para alabar al Señor; que su espíritu esté en cada uno para que se alegre en Dios” (Marialis cultus 31, cita S. Ambrosio). “María es, sobre todo, modelo de aquel culto que consiste en hacer de la propia vida una ofrenda a Dios… un ejemplo para convertir la obediencia a la voluntad del Padre en camino y en medio de santificación propia” (Marialis cultus 21)

“La Iglesia, cuando celebra los sagrados misterios, adopta una actitud de fe y de amor semejantes a los de la Virgen” (Marialis cultus 23). “En la Virgen María todo es referido a Cristo y todo depende de El” (Marialis cultus 25). “San Ildefonso en una oración… «Te pido… que yo ame a Jesús en el mismo Espíritu, en el cual tú lo adoras como Señor y lo contemplas como Hijo»” (Marialis cultus 26).

“A partir del “fiat” de la humilde Esclava del Señor, la humanidad comienza su retorno a Dios” (Marialis cultus 28). “Fue la primera y la más perfecta discípula de Cristo: lo cual tiene valor universal y permanente” (Marialis cultus 35)

“Como mujer que con su acción favoreció la fe de la comunidad apostólica en Cristo (cf. Jn. 2, 1-12) y cuya función maternal se dilató, asumiendo sobre el calvario dimensiones universales… la figura de la Virgen no defrauda esperanza alguna profunda de los hombres de nuestro tiempo” (ibid. 37). “Quisiéramos recalcar que la finalidad última del culto a la bienaventurada Virgen María es glorificar a Dios y empeñar a los cristianos en una vida absolutamente conforme a su voluntad” (ibid 39)

(Rosario) “Compendio de todo el Evangelio” (Marialis cultus 42, cita Pío XII). “Oración evangélica” (ibid.44). “Sin la contemplación el Rosario es un cuerpo sin alma” (ibid. 47). “El salterio de la Virgen… el Rosario es un piadoso ejercicio inspirado en la Liturgia y que, si es practicado según la inspiración originaria, conduce naturalmente a ella, sin traspasar su umbral” (ibid. 48). “Debe ser considerado como una de las más excelentes y eficaces oraciones comunes que la familia cristiana es  invitada a rezar” (ibid 54)

“Aún habiendo sido asunta al cielo, sigue cercanísima a los fieles que la suplican, aun a aquellos que ignoran que son hijos suyos” (Marialis cultus 56). “La múltiple misión de María hacia el pueblo de Dios es una realidad sobrenatural operante y fecunda en el organismo eclesial… La maternal intercesión de la Virgen, su santidad ejemplar y la gracia divina que hay en Ella, se convierten para el género humano en motivo de esperanza” (Marialis cultus 56). “La misión maternal de la Virgen empuja al pueblo de Dios a dirigirse con filial confianza a Aquella que está siempre dispuesta a acogerlo con afecto de madre y con eficaz ayuda de auxiliadora” (Marialis cultus 56)

“En la mañana de Pentecos­tés ella presidió con su oración el comienzo de la evangelización bajo el influjo del Espíritu Santo. Sea ella la estrella de la evangelización siempre renovada que la Iglesia, dócil al mandato del Señor, debe promover y realizar, sobre todo en estos tiempos difíciles y llenos de esperanza” (Evangelii Nuntiandi 82)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.