Viernes semana sexta de Pascua (30 mayo 2014, S. Fernando)

De Corazón a corazón: (Hech 18,9-18 (“No temas. Yo estoy contigo”); Jn 16,20-23 (“Vuestra tristeza se cambiará en gozo”)

Contemplación, vivencia, misión: Jesús comparó los Apóstoles a una madre que sufre dolores de parto para llegar al gozo de la fecundidad (cfr, Jn 16,20ss). Uno de los momentos más difíciles de la vida de San Pablo, fue cuando dejó Atenas e inició su predicación en Corinto. Pero el Señor es buen amigo y nunca falla en estos momentos providenciales: “Yo estoy contigo” (Hech 18,10). Es la “experiencia” que Jesús comunica a los suyos, si se dejan sorprender por él.

*En el día a día con la Madre de Jesús: Los autores espirituales han relacionado la “espada” profetizada a la Virgen por Simeón (Lc 2,35), con las tribulaciones de la vida apostólica (“dolores de parto”: Jn 16,21; Gal 4,19) y con la fidelidad materna “junto a la cruz” (Jn 19,25).

*Alegría del Evangelio, renovación misionera: “En la cruz, cuando Cristo sufría en su carne el dramático encuentro entre el pecado del mundo y la misericordia divina, pudo ver a sus pies la consoladora presencia de la Madre y del amigo” (Evangelii Gaudium, n.285)

Los comentarios están cerrados.