Visitación de la Sma. Virgen María (sábado 31 mayo 2014)

De Corazón a corazón: Sof 3,14-18 (“Alégrate… el Señor está en medio de ti”) /  Rom 12,9-16 (“caridad sin fingimientos… alegría de la esperanza”); Lc 1,39-56 (“¿de dónde a mí que me venga a visitar la Madre de mi Señor?… Mi alma glorifica al Señor”)

Contemplación, vivencia, misión: Todo rezuma alegría, esperanza y amor, cuando está presente Ella para seguir cumpliendo el encargo materno recibido del Señor. Pero su visita es siempre en nuestras circunstancias del día a día, si no huimos de ellas y si las queremos convertir, como Ella y con Ella, en servicio de donación. Entonces “completamos” y actualizamos su “sí” y su “Magníficat”, en sintonía con Jesús presente en su Corazón y en el nuestro.

* “La alegría del Evangelio” con la Madre de Jesús: “Es nuestra Madre, que siempre viene aprisa cuando tenemos necesidad… no se olvida de sus hijos” (Papa Francisco 26 mayo 2013). “La visita de María a Isabel hace que Juan salte de alegría en el seno de su madre (cf. Lc 1,41). En su canto María proclama: «Mi espíritu se estremece de alegría en Dios, mi salvador» (Lc 1,47)” (Evangelii Gaudium, n.5). Para el sábado, sexta semana de Pascua, ver Año Litúrgico.

Los comentarios están cerrados.