Miércoles semana 14ª Tiempo Ordinario (9 julio 2014)

De Corazón a corazón: Os 10,1-3.7-8.12 (“Su corazón está dividido”); Mt 10,1-7 (“Convocó a sus discípulos… los envió… Proclamad que el Reino de Dios está cerca”)

Contemplación, vivencia, misión: El corazón humano está siempre sediento de infinito, sediento de verdad y de bien, sediento de Dios. No le bastan los sucedáneos ni las gotitas que salpican de la fuente. A veces está distraído por los espejismos y entonces el corazón está lejos de Dios Amor. Los seguidores de Jesús (“camino, verdad y vida”) están llamados a testimoniar y anunciar que Él está cerca, esperando y llamando a la puerta del corazón. El Reino es el mismo Jesús con su mensaje de vida nueva.

* En el día a día: “Lejos” está el corazón, pero Dios está siempre “cerca”. A Dios se le siente “cerca” cuando la vida se traduce en pequeños servicios de donación. No hay nada pequeño si el amor es grande.

*Alegría del Evangelio, renovación misionera: “La propuesta es el Reino de Dios; se trata de amar a Dios que reina en el mundo. En la medida en que Él logre reinar entre nosotros, la vida social será ámbito de fraternidad, de justicia, de paz, de dignidad para todos” (Evangelii Gaudium, n.180)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.