Lunes semana 18ª Tiempo Ordinario (4 agosto 2014, Sto Cura de Ars)

De Corazón a corazón: Jer 28,1-17 (Rompen el yugo que llevaba Jeremías); Mt 14,13-21 (Jesús: “Tengo compasión… dadles de  comer”)

Contemplación, vivencia, misión: Sería sorprendente ir intuyendo los latidos del Corazón de Cristo en todo su actuar y en toda su enseñanza. Se vislumbra mejor a partir de su “compasión” ante una muchedumbre hambrienta. Pero es la misma compasión que siente ante los enfermos y pecadores. A Jesús sólo se le entiende “de corazón a corazón”. Todo lo que dijo y todo lo que hizo no es más que: “habiendo amado a los suyos, los amó hasta el extremo” (Jn 13,1). El “yugo” de Jesús es “ligero” (Mt 11,30), pero nadie lo puede romper.

* En el día a día con la Madre de Jesús: Cuando Jesús describe la compasión del Padre del hijo prodigo, lo hace con una expresión que indica la “ternura de madre” (cfr, Lc 15,2). En los santuarios marianos tomamos conciencia de la ternura “materna” de Dios.

*Alegría del Evangelio, renovación misionera: “Cada cristiano y cada comunidad están llamados a ser instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres, de manera que puedan integrarse plenamente en la sociedad” (Evangelii Gaudium, n.187)

 

Los comentarios están cerrados.