Sábado semana 18ª Tiempo Ordinario (9 agosto 2014, Sta Edith Stein)

De Corazón a corazón: Hab 1,12-2,4 (“Mi Dios… mi Roca… ver lo que él me dice”); Mt 17,14-20 (“Si tenéis fe como un grano de mostaza”…)

Contemplación, vivencia, misión: La fe es conocimiento de Cristo, aceptado y vivido personalmente. Se acepta su mensaje y especialmente su relación personal con actitud de adhesión, seguimiento e imitación. La vida ordinaria queda entonces “divinizada”, por el hecho de participar de la misma vida de Cristo. Las cosas que hacemos no valen por lo que suenan, sino por su realidad profunda de hacerlas con amor, apoyados en “la “Roca” que es Dios Amor. Sólo Él no pasa.

* En el día a día con la Madre de Jesús: Todo pasa, menos el amor con que se hacen las cosas. María, en Caná, escuchó a Jesús hablar sobre su “hora” (Jn 2,4), que sería la de “pasar de este mundo al Padre” (Jn 13,1).

*Alegría del Evangelio, renovación misionera: “Un anuncio renovado ofrece a los creyentes, también a los tibios o no practicantes, una nueva alegría en la fe y una fecundidad evangelizadora. En realidad, su centro y esencia es siempre el mismo: el Dios que manifestó su amor inmenso en Cristo muerto y resucitado” (Evangelii Gaudium, n.11). Ver Sta Teresa B. de la Cruz (Edith Stein) en Año Litúrgico.

Los comentarios están cerrados.