Viernes semana 22ª Tiempo Ordinario (5 septiembre 2014)

De Corazón a corazón: 1Cor 4,1-5 (“Que nos tengan los hombres por servidores de Cristo”); Lc 5,33-39 (“Cuando se les arrebate el esposo, entonces ayunarán”)

Contemplación, vivencia, misión: “Siervo de los siervos de Dios” es el título que los Papas se han aplicado desde San Gregorio Magno (590-604). San Pablo se llama con frecuencia “apóstol” y “siervo de Cristo”. El mismo Jesús afirma que “ha venido para servir” (Mc 10,45). El Señor comparte nuestro existir (como “Esposo”, “con-sorte”) y da sentido a nuestra existencia como expresión y visibilidad de su amor para con todos. Así “se comparte la suerte” de Cristo “Esposo” y recobran sentido nuestros esfuerzos y sacrificios.

*En el día a día con la Madre de Jesús: La verdadera libertad es la verdad de la donación. Que los demás experimenten el gozo de ser amados y valorizados, es el mejor cargo que nos puede tocar. Isabel y el niño Juan en su seno se llenaron de gozo con la presencia y el saludo de “la sierva” Madre del Señor.

*Alegría del Evangelio, renovación misionera: “Aprendemos a aceptar a los otros en su modo diferente de ser, de pensar y de expresarse. De esta forma, podremos asumir juntos el deber de servir a la justicia y la paz, que deberá convertirse en un criterio básico de todo intercambio” (Evangelii Gaudium, n.250)

Los comentarios están cerrados.