Jueves semana 26ª Tiempo Ordinario (2 octubre 2014, Ángeles Custodios)

De Corazón a corazón: Job 19,21-27 (“Mi Defensor está vivo… yo mismo le veré”); Lc 10,1-12 (“Los envió de dos en dos delante de sí… a donde él había de ir… Decid: Paz”)

Contemplación, vivencia, misión: No vamos solos. Nuestra misión es la misma de Jesús. Cuando caminamos en fraternidad (“de dos en dos”), Jesús está “en medio” (Mt 18,20). Con él y en armonía con los hermanos, anunciamos la paz y convivencia verdadera que unifica el corazón. Anunciamos lo que “hemos visto” (Jn 1,14; 1Jn 1,1): que Jesús ama a todos y está presente esperando en el corazón de cada uno.

* Alegría del Evangelio con la Madre de Jesús: Se nos invita a imitar la actitud de escucha y de admiración de María. Se puede “ver a Dios”, manifestado por medio de Jesús, en cada aurora y en cada atardecer, en cada flor que luego se marchitará, y en nuestro Nazaret o en nuestro Calvario. “Soy yo, no temáis” (Jn 6,20). (Oración a María) “Tú, llena de la presencia de Cristo, llevaste la alegría a Juan el Bautista, haciéndolo exultar en el seno de su madre!” (Evangelii Gaudium, n.288). Ver Ángeles Custodios en Año Litúrgico (Santos)

Los comentarios están cerrados.