SAN FRANCISCO DE ASÍS (4 octubre 2014)

De corazón a corazón: Gal 6,14-18 (“Llevo en mi cuerpo las llagas de Jesús”); Mt 11,25-30 (“Padre… estas cosas las has revelado a los pequeños”)

Sintonía, vivencia, misión: Sólo en sintonía con el corazón de Cristo, se comprende su mensaje de actitud filial para con Dios y de amor fraterno para con todos. “¿Mi prójimo?” es toda persona que se cruza en mi camino. Es el mismo Jesús que vive en el corazón de todo ser humano, como llamando a la puerta para entrar en nuestro corazón. Esta “ciencia” del “crucificado” no estará nunca de moda, pero es la única sabiduría que da sentido a la vida. La verdadera “alegría” de los santos (como de San Francisco) consiste en afrontar la vida con sencillez y humildad, transformando las dificultades en donación, haciendo felices a los demás.

*En el día a día con la Madre de Jesús: Éste fue el mensaje de paz y gozo que María, “la sierva” siendo Madre de Dios, comunicó en la casa de su prima Santa Isabel, madre del Precursor de Jesús.

*Alegría del Evangelio, renovación misionera: “Pequeños pero fuertes en el amor de Dios, como san Francisco de Asís, todos los cristianos estamos llamados a cuidar la fragilidad del pueblo y del mundo en que vivimos” (Evangelii Gaudium, n.216). No puede haber nueva evangelización sin nueva fidelidad al Espíritu Santo. Ver sábado semana 26ª Tiempo Ordinario en Año Litúrgico

Los comentarios están cerrados.