Lunes semana 32ª Tiempo Ordinario (10 noviembre 2014. S León Magno)

De Corazón a corazón: Tit 1,1-9 ("Pablo, siervo de Dios, apóstol de Jesucristo, para llevar a los escogidos de Dios a la fe y al pleno conocimiento de la verdad"); Lc 17,1-6 ("Señor, aumenta nuestra fe")

Contemplación, vivencia, misión: Frecuentemente oímos hablar o hablamos de la “fe”. Pero pocas veces somos conscientes de que se trata de una “adhesión” personal a Cristo y, consecuentemente, de una aceptación sincera y total de su mensaje. La ilusión del apóstol Pablo consistía en anunciar y comunicar esta fe, es decir, en anunciar una persona, Jesús, para invitar a conocerlo y amarlo. Los discípulos de Jesús, por el hecho de convivir con él, se daban cuenta de que su fe tenía que ser más comprometida y vivencial.

*En el día a día con la Madre de Jesús: Santa Isabel alabó la fe de María: “Bienaventurada tú que has creído”. La fe de María forma parte de nuestra herencia.

*NUEVA EVANGELIZACIÓN, fidelidad al Espíritu: “Por obra del Espíritu Santo nació él de una Virgen, y por obra del mismo Espíritu Santo fecunda también su Iglesia pura, a fin de que, a través del bautismo, dé a luz a una multitud innumerable de hijos de Dios, de quienes está escrito” (San León Magno, sermón 12).

Los comentarios están cerrados.