Miércoles semana 32ª Tiempo Ordinario (12 noviembre 2014, S. Josafat)

De Corazón a corazón: Tit 3,1-7 ("Se manifestó la bondad de Dios… por medio del baño de regeneración y renovación del Espíritu Santo… por medio de Jesucristo"); Lc17,11-19 ("Diez leprosos… Ten compasión de nosotros")

Contemplación, vivencia, misión: La bondad de Dios es más allá de nuestros cálculos: se nos da él mismo, tal como es, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Su vida íntima se ha derramado en nuestros corazones, especialmente desde el bautismo. Nuestra "lepra" (de debilidad y de miseria) se ha sanado con una sola mirada de Jesús, que hace posible nuestra oración, nuestra fe agradecida y nuestra renovación.

*En el día a día con la Madre de Jesús: El Señor se nos hace encontradizo en los signos "pobres" del hermano. La "fe" consiste también en agradecer su mirada y su visita. Santa Isabel mostró su propia fe al alabar la fe de María (cfr. Lc 1,45).

*NUEVA EVANGELIZACIÓN, fidelidad al Espíritu: “Virgen y Madre María… tú, que estuviste plantada ante la cruz con una fe inquebrantable y recibiste el alegre consuelo de la resurrección, recogiste a los discípulos en la espera del Espíritu para que naciera la Iglesia evangelizadora, consíguenos ahora un nuevo ardor de resucitados para llevar a todos el Evangelio de la vida” (Evangelii Gaudium, n.288).

Los comentarios están cerrados.