Jueves semana 32ª Tiempo Ordinario (13 noviembre 2014)

De Corazón a corazón: Flm 7-20 ("Yo, Pablo… preso por Cristo Jesús, te pido un favor para Onésimo, mi hijo… Te lo envío como si te enviara mi propio corazón"); Lc 17,20-25 ("El Reino de Dios ya está entre vosotros")

Contemplación, vivencia, misión: Pablo, "prisionero" por Cristo en la cárcel de Roma, rompe simbólicamente las cadenas de un esclavo: todos somos hermanos en Cristo y tenemos la misma dignidad de "hijos de Dios". En cada ser humano está Cristo esperando que le abra el corazón para transformarlo en el suyo. El "Reino de Dios" ya tiene un nombre y un rostro: Cristo en sí mismo, en el corazón de cada hermano, en la creación renovada, en la comunidad eclesial y esperándonos a todos en el "más allá".

*En el día a día con la Madre de Jesús: María “creyó” con una fe comprometida en la caridad. "Muchas veces, yendo perdida del todo, por sus ruegos me tornaba Dios a dar salud" (Sta. Teresa, Relaciones, 30)

*NUEVA EVANGELIZACIÓN, fidelidad al Espíritu: Fedlidad al Espíritu Santo equivale a dejarse sorprender por el Amor, ubicando en un segundo plano las propias preferencias. Es un milagro… posible.

Los comentarios están cerrados.