NUEVA EVANGELIZACIÓN: FIDELIDAD AL ESPIRITU SANTO

“La mirada creyente es capaz de reconocer la luz que siempre derrama el Espíritu Santo en medio de la oscuridad, sin olvidar que «donde abundó el pecado sobreabundó la gracia» (Rm 5,20)” (Papa Francisco, Evangelii Gaudium, n.84)

Siguiendo el ejemplo de Cristo (cfr. Lc 4,1.14.18)

Cada apóstol, como Pablo, se siente “impulsado” por el Espíritu (Rom 15,19; Hech 20,22).

“Plena docilidad al Espíritu… dejarse plasmar interiormente por él, para hacerse cada vez más semejantes a Cristo” (RMi 87).

“Los Apóstoles, con la venida del Espíritu Santo, se sintieron idóneos para realizar la misión que se les había confiado” (Juan Pablo II. Dominum et Vivificantem 25).

La “audacia” de evangelizar (Hech 4,31) procede del Espíritu, “infundiéndoles una serena audacia que les impulsa a transmitir a los demás su experiencia de Jesús y la esperanza que los Anima… les da la capacidad de testimoniar a Jesús con « toda libertad” (RMi 24).

La dinámica de la fidelidad

Actitud de relación respecto a la presencia o inhabitación de Dios Amor en nosotros (cfr. Jn 14,16-17.23)

Apertura a las luces o inspiraciones para llegar a “la verdad completa” en Cristo (Jn 14,26; 16,13)

Sintonía generosa a su acción santificadora y evangelizadora que transforma al creyente en santo y testigo (Jn 15,27; Hech 1,5-8).

Adentrarse en la vida trinitaria: “En el Espíritu, por Cristo, al Padre” (Ef 2,18).

Virtudes (pensar, valorar, amar y obrar de Cristo). Dones como gracias especiales y permanentes del Espíritu para reforzar las virtudes.

Frutos como expresiones de sintonía con la voluntad salvífica de Dios.

Bienaventuranza como actitud permanente de perfección y de reaccionar en el amor. “Nosotros los cristianos estamos llamados a la valentía apostólica, basada en la confianza en el Espíritu” (RMi 30).

Las decisiones y compromisos se toman de acuerdo al mandato del amor.

La donación, es decir, “libertad” (Rom 8,2; Gal 5,1ss)

Fidelidad a la misión del Espíritu

Dejarse “guiar” y transformar por él en “testigo” creíble (Jn 15,26-27; Jn 16,3).

Nueva Evangelización: Encontrar nuevos métodos misioneros, nuevas expresiones de la doctrina evangélica, nuevo fervor del apóstol.

El Espíritu Santo lleva al apóstol al desierto de la oración y sacrificio (Lc 4,1), a la caridad evangelización de los pobres (Lc 4,18), al gozo de participar en el misterio pascual de Cristo (Lc 10,21).

“Tratando de percibir los signos de los tiempos en la historia actual, nos compromete a cada uno a convertirnos en un signo vivo de la presencia de Cristo resucitado en el mundo. Lo que el mundo necesita hoy de manera especial es el testimonio creíble de los que, iluminados en la mente y el corazón por la Palabra del Señor, son capaces de abrir el corazón y la mente de muchos al deseo de Dios y de la vida verdadera, ésa que no tiene fin” (Porta Fidei, 15)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.