Domingo 33º Tiempo Ordinarnio (16 noviembre 2014)

De Corazón a corazón: Prov 31,10-13.19-20.30-31 (“Una mujer completa, ¿quién la encontrará? … tiende sus manos al pobre”); 1Tes 5,1-6 (“El día del Señor ha de venir como un ladrón… Sois hijos de la luz, hijos del día”); Mt 25,14-30 (Los talentos: “Entra en el gozo de tu Señor”)

Contemplación, vivencia, misión: Quien busca la verdad, está buscando a Dios. No todos los que dicen creer en Dios, aceptan a Dios tal como es. Sólo el que busca la verdad y la quiere vivir, construye la paz, compartiendo con los demás los dones recibidos. La “luz” que viene de Dios, contagia de gozo por haber intuido la fuente primera (el mismo Dios) a través de las gotitas que salpican de esa fuente. Se entreve un misterio que se abre más allá de todos nuestros designios humanos y conceptos “religiosos”.

*En el día a día con la Madre de Jesús: En Caná, la aparente negativa de Jesús a María, “la mujer” (Jn 2,4), fue más bien el premio de ayudarla a descubrir y vivir que él obra según el designio del Padre, más allá de nuestros designios humanos.

*NUEVA EVANGELIZACIÓN, fidelidad al Espíritu: Si me abro a la acción del Espíritu, el camino se ilumina y se siente la fuerza de Dios Amor que escribe recto con líneas torcidas. Es el milagro de cada día … y la única aurora que no desaparece (Ver esquema sobre fidelidad al Espíritu Santo en “categorías”: Espíritu Santo y Nueva Evangelización)

Los comentarios están cerrados.