Martes semana 34ª Tiempo Ordinario (25 noviembre 2014)

De Corazón a corazón: Apo 14,14-19 (“Ha llegado la hora de la siega”); Lc 21,5-11 (“No quedará piedra sobre piedra”)

Contemplación, vivencia, misión: No sabemos si la “mies” está ya madura para la siega; lo que sí es cierto que Jesús sigue acompañándonos y ayudándonos a no perder tiempo en tonterías pasajeras. La verdad no es noticia. El Evangelio no estará nunca de moda. “El Amor no es amado” (San Francisco de Asís). Pero para quien esté enamorado de Cristo, “urge que él reine” (1Cor 15,25), que sea conocido y amado. “El compromiso en el mundo requerido por la divina Palabra nos impulsa a mirar con ojos nuevos el cosmos que, creado por Dios, lleva en sí la huella del Verbo, por quien todo fue hecho (cfr. Jn 1,2)” (Verbum Domini, n.108).

*En el día a día con la Madre de Jesús: Mientras María y José iban anualmente al templo en la fiesta de la Pascua, Jesús niño era la “piedra angular” y el templo definitivo, la “casa” del Padre.

*NUEVA EVANGELIZACIÓN, fidelidad al Espíritu: Amando en el Espíritu, se realiza el milagro de transformar nuestro “presente” pasajero en el “presente” eterno de Dios. Es hermoso poder “pisar fuerte” al caminar. (Ver esquema sobre discernimiento y fidelidad al Espíritu Santo en “categorías”: Espíritu Santo y Nueva Evangelización).

Los comentarios están cerrados.