Miércoles semana primera Adviento (3 diciembre, S. Francisco Javier)

De Corazón a corazón: Is 25,6-10 ("Enjugará el Señor las lágrimas de todos los rostros"): Mt 15,29-37 ("Los curó… Siento compasión de la gente")

Contemplación, vivencia, misión: Jesús vive en sintonía con nuestra existencia concreta y asume nuestras preocupaciones y problemas. Una curación "momentánea" o un éxito pasajero, no llenan el corazón. Lo que llena de felicidad la vida es sentirse amado y acompañado por "Alguien" cuya razón de ser está impresa en su nombre: "Salvador" ("Jesús"). Desde el seno de María, ya antes de nacer, la biografía de Jesús es la nuestra. "La fe adquiere la forma del encuentro con una Persona a la que se confía la propia vida” (Benedicto XVI, Verbum Domini, n. 25).

*Día a día hacia la Navidad con la Madre de Jesús: Las palabras de Isaías (“el Señor enjugará las lágrimas”) moldearon el Corazón de María Niña. Un día se formaría en su seno el Corazón de Jesús, “manso y humilde”, “compasivo”. Las multitudes de entonces son hoy miles de millones. Jesús siente la misma compasión y quiere contagiarla a los suyos.

*Nueva Evangelización, fidelidad al Espíritu: “Los fundadores y fundadoras, abiertos a la acción del Espíritu Santo, han sabido interpretar los signos de los tiempos y responder de un modo clarividente a las exigencias que iban surgiendo poco a poco” (Vita Consecrata, n.9)

Los comentarios están cerrados.