Sábado semana primera Adviento (6 diciembre 2014, S.Nicolás)

De Corazón a corazón: Is 30,19-21.23-26 (“El Señor venda la herida de su pueblo”); Mt 9,35-10,1.6-8 (“Jesús recorría todas las ciudades enseñando…  sanando… Sintió compasión… La mies es mucha”)

Contemplación, vivencia, misión: Jesús se acerca, convive, comparte, acompaña, se compadece y salva. Quien se siente “tocado” por él, se contagia de su mismo amor y compasión. El horizonte se abre más allá de las fronteras de la fe: son muchos los que no le conocen. La vida es más hermosa si se abre a su llamada y se consagra a hacer que todos le conozcan y le amen.

*En el día a día, hacia la Navidad con la Madre de Jesús: Las promesas mesiánicas de Isaías resonaron en el Corazón de María, “in crescendo”, hasta el “Emmanuel”, “Dios con nosotros”. Ella llevó a Jesús en su seno durante nueve meses de gestación virginal. La “compasión” de Jesús comenzó ya en el seno de María. Jesús elige, envía y acompaña a quienes están llamados a vivir en sintonía con sus amores.

*Nueva Evangelización, fidelidad al Espíritu: “Nosotros renacemos de la fuente bautismal como hijos de Dios y cuerpo suyo en virtud de aquel mismo Espíritu del que nació el Hijo del hombre, como cabeza nuestra, del seno de la Virgen” (Isaac de Stella, Sermón 42)

Los comentarios están cerrados.