Sagrada Familia, domingo después de Navidad, Stos Inocentes (28 diciembre)

De Corazón a corazón: Gen 15,1-6; 21,1-3 (Abraham, Sara, Isaac: “Creyó en el Señor”); Heb 11,8.11-12.17-19 (“Abraham obedeció… ofreció a Isaac”); Lc 2,22-40 (“María y José llevaron el niño a Jerusalén para ofrecerlo al Señor”)

Contemplación, vivencia, misión: Jesús, con su actitud de donación, es la epifanía personal de Dios Amor. Cada uno se realiza haciendo felices a los demás. La sonrisa, si es auténtica, es el mejor servicio de comprensión, convivencia y donación. Cada uno “cree” y “obedece” abriéndose a los planes del Padre, para construir la familia como comunión, reflejo de la comunión trinitaria. Lo único que importa es amar, como tarea e itinerario de perfección, para realizarse y construir la historia en comunión fraterna.

*En el día a día con la Madre de Jesús: “Nos da la Virgen a Dios, pues nos lo dio niño, puesto en un pesebre, manso y humilde, para que ninguno que quisiera ser remediado, tema de llegarse a Él” (S. Juan de Ávila, Sermón 68).

*Nueva Evangelización, fidelidad al Espíritu: “A través de un intercambio de dones, el Espíritu puede llevarnos cada vez más a la verdad y al bien” (Evangelii Gaudium, n.246)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.