Lunes 5 enero antes de Epifanía

De Corazón a corazón: 1Jn 3,11-21 (“Hemos conocido el amor en que él dio su vida por nosotros”); Jn 1,43-55 (“Sígueme… Hemos encontrado a Jesús… Ven y verás”)

Contemplación, vivencia, misión: La gran sorpresa de nuestra vida consiste en haber encontrado y experimentado a Cristo (Dios hecho hombre) que nos ama hasta dar la vida por cada uno de nosotros. Desde siempre nos lleva en el corazón y ahora nos invita a compartir su misma vida como relación amistosa, imitación, transformación, fraternidad y misión. La tarea que nos encarga consiste en hacer que otros le encuentren y se sientan amados por él.

*En el día a día, con la Madre de Jesús: "Ea, pues, que a buscarnos viene este Niño, duélanos de nuestros pecados… pasemos hambre con él… obedezcamos a su voz" (S. Juan de Ávila, Sermón 3).

*Nueva Evangelización, fidelidad al Espíritu: “La vida consagrada es una expresión particularmente profunda de la Iglesia Esposa, la cual, conducida por el Espíritu a reproducir en sí los rasgos del Esposo, se presenta ante El resplandeciente, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa parecida, sino santa e inmaculada (cfr. Ef 5, 27)” (VC 19). Donde ya se ha celebrado Epifanía: 1Jn 3,22-4,6; Mt 4,12-17.23-25.

Los comentarios están cerrados.