Lunes semana primera Tiempo Ordinario (12 enero 2015)

De Corazón a corazón: Heb 1,1-6 (“Nos ha hablado por medio de su Hijo”); Mc 1,14-20 (“El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva… Venid conmigo”)

Contemplación, vivencia, misión: En nuestro caminar histórico, celebramos especialmente el “día del Señor Resucitado”, el “domingo”, cuando se actualiza su presencia especialmente en su Palabra y su Eucaristía. Todos los días tienen esta resonancia de encuentro vivencial con Él. “Tiempo ordinario” significa que aquí y ahora nos dejamos sorprender por el Señor, sin esperar fiestas especiales. La historia humana camina hacia una plenitud programa por Dios Amor.

*En el día a día con la Madre de Jesús: Él es el “Reino” ya presente, venido “en la plenitud de los tiempos”, nacido de María, “nacido de la mujer” (Gal 4,4).

*Nueva Evangelización, fidelidad al Espíritu: El objeto de la evangelización es siempre llegar a ser “hijos en el Hijo” (Ef 1,5; GS 22). Somos “hijos” si oramos y amamos como Jesús: “La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abbá, Padre!” (Gal 4,6).

Los comentarios están cerrados.