Jueves semana segunda Tiempo Ordinario (22 enero 2015, S. Vicente)

De Corazón a corazón: Heb 7,25-8,6 (“Siempre vivo para interceder por nosotros… Se ofreció a sí mismo… Mediador de una mejor Alianza”); Mc 3,7-12 (“Curó a muchos”)

Contemplación, vivencia, misión: Jesucristo es siempre sorprendente, “misterio” de un amor infinito. También ahora nos lleva en su Corazón y nos presenta al Padre, “lleno de gozo en el Espíritu Santo” (Lc 10,21), unidos a su “sí” de donación. El pacto de amor de Dios con la humanidad se está realizando, gracias a Cristo “Mediador”, en la medida en que la humanidad entera quiera ser de verdad una sola familia. Él sigue “curando” todas las lacras que brotan de un corazón dividido.

*En el día a día con la Madre de Jesús: La unidad entre los cristianos y en toda la familia humana será fruto de una “sosegada y limpia mirada a la verdad” (Juan Pablo II, UUS 2). María sigue invitando: “Haced lo que él os diga” (Jn 2,5).

*Nueva Evangelización, fidelidad al Espíritu: “El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad,  mansedumbre, dominio de sí” (Gal 5,22-23).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.