SAN PABLO: VIDA Y MISIÓN EN EL ESPÍRITU SANTO

La vida y misión de Pablo, a la sorpresa del Espíritu de amor: “Mirad que ahora yo, encadenado en el espíritu, me dirijo a Jerusalén, sin saber lo que allí me sucederá” (Hech 20,22).

En todo bautizado, la prenda y sello del Espíritu: “Fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la Promesa” (Ef 1,13).“Él nos salvó, no por obras de justicia que hubiésemos hecho  nosotros, sino según su misericordia, por medio del baño de  regeneración y de renovación del Espíritu Santo” (Tit 3,5).

La presencia vivificante del Espíritu Santo: “El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado” (Rom 5,5).

Insertados en la misma vida trinitaria de Dios Amor: “Por Cristo, unos y otros tenemos libre acceso al Padre en un mismo Espíritu edificados …  hasta ser morada de Dios en el Espíritu” (Ef 2,18.22).

Vida en el Espíritu, vida en Cristo: “La ley del espíritu que da la vida en Cristo Jesús te liberó de la ley del pecado y de la muerte” (Rom 8,2)

Hijos de Dios, partícipes de la filiación divina de Cristo: “Recibisteis un espíritu de hijos adoptivos que nos hace exclamar: ¡Abbá, Padre! El Espíritu mismo se une a nuestro espíritu para dar testimonio de que somos hijos de Dios” (Rom 8,15-16). “La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a nuestros  corazones el Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abbá, Padre!” (Gal 4,6)

Orar en el Espíritu, desde la propia pobreza: “El Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza. Pues nosotros no sabemos cómo pedir para orar como conviene; mas el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables” (Rom 8,26-27).

Dones y carismas de comunión eclesial y unidad:  “Porque a uno se le da por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe, en el mismo Espíritu; a otro, carismas de curaciones, en el único Espíritu;  a otro, poder de milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversidad de lenguas; a otro, don de interpretarlas. Pero todas estas cosas las obra un mismo y único Espíritu, distribuyéndolas a cada uno en particular según su voluntad” (1Cor 12,8-11)

La vida cristiana, biografía de Cristo escrita por el Espíritu: “Sois, por medio de mi ministerio, una carta de Cristo… escrita por el Espíritu Santo” (2Cor 3,3).

Caminar con el gozo de la esperanza, a velas desplegadas: “No extingáis el Espíritu” (1Tes 5,19). “El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad,  mansedumbre, dominio de sí” (Gal 5,22-23).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.