Martes semana sexta Tiempo Ordinario (17 febrero 2015)

De Corazón a corazón: Gen 6, 5-8; 7,1-5.10 (“Noé encontró gracia a los ojos del Señor”; diluvio); Mc 8,14-21 (“Guardaos de la levadura de los fariseos”)

Contemplación, vivencia, misión: La “levadura de los fariseos” es la hipocresía o la doble vida. Se busca el propio interés o el propio esquema religioso (aunque sea honesto), pero al margen de los planes de Dios, como Pablo antes de la conversión. Entonces no se entiende nada de los planes de Dios Amor. En tiempo del diluvio, Noé “andaba con Dios” (Gen 6,9), es decir, era “amigo de Dios”. El problema es el “corazón bueno” o “tierra buena”, donde cae la “semilla buena”; muchos estaban desviados, como en cada época histórica. Hay muchos fracasos personales y comunitarios cuando el corazón “está lejos” de Dios.

*En el día a día con la Madre de Jesús: A Juan Pablo II le gustaba recordar este pasaje del Vaticano II: “La Madre de Jesús… antecede con su luz al Pueblo de Dios peregrinante como signo de esperanza y de consuelo hasta que llegue el día del Señor” (LG 68). Ella es transparenciadel amor materno de Dios.

*Nueva Evangelización, fidelidad al Espíritu: “Es necesario tener confianza en el Señor Jesús, que continúa llamando a seguir sus pasos, y encomendarse al Espíritu Santo, autor e inspirador de los carismas de la vida consagrada” (VC 64).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.