Jueves después de Ceniza (19 febrero 2015)

De Corazón a corazón: Deut 30,15-20 ("Los mandamientos del Señor… escoge la vida para que vivas"); Lc 9,22-25 ("El Hijo del hombre debe sufrir… Si alguno quiere venir en pos de mí… tome su cruz cada día y sígame")

Contemplación, vivencia, misión: Los "mandamientos" son un signo de que Dios es mendigo de nuestro amor. Vivir es amar, porque Dios es Amor que nos hace partícipes de su misma vida. "Sufrimiento", "sacrificio" y "cruz" son la sombra que hace resaltar la "luz" y el "gozo" de seguir a Cristo para compartir su misma vida.

*En el día a día con la Madre de Jesús: A María le anunciaron que correría la misma suerte de Jesús, participando en la misma "espada" de dolor; ante la Palabra personal de Dios, que es el mismo Jesús, "quedan al descubierto los pensamientos de muchos corazones" (Lc 2,35).

*EL CAMINO DEL CORAZÓN, fidelidad al Espíritu: “Confía en el Señor, sigue su camino” (Sal 36,34). “Jesús… fue conducido por el Espíritu al desierto” (Lc 10,1); “ungido con el Espíritu, pasó haciendo el bien” (Hech 10,38). El camino del corazón pasa por la vida ordinaria y contemplativa de Nazaret, por la oración y penitencia del desierto, por la entrega generosa a los demás… hasta la cruz y la resurrección.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.