Domingo primero Cuaresma (22 febrero, Cátedra S. Pedro)

De Corazón a corazón: Gén 9,8-15 (“Establezco mi Alianza con vosotros”); 1Pe 3,18-22 (“Cristo, para llevarnos a Dios, murió una sola vez por los pecados”) ; Mc 1,12-15 (“El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva”)

Contemplación, vivencia, misión: El camino cuaresmal es de bautismo (configurarse con Cristo) y de Pascua (compartir su muerte y resurrección). Dios nos da signos de su amor permanente (“Alianza”, pacto de amor) en todas las creaturas, como “voz” de su mismo amor. Pero el “rostro” de este pacto de amor es el mismo Jesús, su Hijo hecho nuestro hermano, que asumió nuestra historia (y nuestros pecados) con su muerte sacrificial. Sólo él es la verdadera “Arca” de salvación.

*En el día a día con la Madre de Jesús: Las pruebas y tentaciones de nuestra vida las ha asumido Cristo como suyas y ahora construye la historia con nosotros. María se dejó sorprender: “Para Dios no hay nada imposible”,  y dijo que “sí” (Lc 1,37-38)

*EL CAMINO DEL CORAZÓN, fidelidad al Espíritu: “El corazón es el centro de los sentimientos, de los pensamientos y de las intenciones de la persona humana … nuestro corazón concentra al ser humano en su totalidad y unidad de cuerpo y alma, su capacidad de amar y ser amado … les pregunto: ¿rezan? ¿saben que pueden hablar con Jesús, con el Padre, con el Espíritu Santo, como se habla con un amigo?” (Papa Francisco, Mensaje para JMJ 2016)

Los comentarios están cerrados.