Martes semana quinta Cuaresma (24 marzo 2015)

De Corazón a corazón: Num 21,4-9 (“Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso sobre un asta; cuando alguno era mordido por una serpiente, miraba a la serpiente de bronce y quedaba curado”) ; Jn 8,21-30 (“Cuando hayáis levantado al hijo del hombre, conoceréis que yo soy”)

Contemplación, vivencia, misión: La "mirada" del corazón a Cristo crucificado hace recuperar el sentido de la vida. "Todo ha sido creado por él y en él" (Col 1,16) y "todo tiene que ser recapitulado en Cristo" (Ef 1,10)). Él ha sido "exaltado" (Fil 2,9) en sentido opuesto a nuestra lógica. El "camino" está trazado: amar como él. La historia se sanea de los mordiscos del egoísmo y se construye sólo en ese amor. "Mirar al que traspasaron" (Jn 19,37), supone compartir su misma vida y amor. Y ayudar a los hermanos…

*En el día a día con la Madre de Jesús: Este camino de fe comprometida es el que también siguió María. Ella tenía que compartir la misma "espada" (Lc 2,35) de humillación y elevación. Ella "creyó" (Lc 1,45) también y especialmente cuando Jesús la invitó a compartir y a profundizar más su camino hacia "la casa del Padre" (Lc 2,49).

*El camino del corazón, fidelidad al Espíritu: (oración) “Espíritu Santo, haz que gusten de tu amistad, llénalas de tu alegría y de tu consuelo, ayúdalas a superar los momentos de dificultad y a levantarse con confianza tras las caídas, haz que sean espejo de la belleza divina” (VC 111)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.