DOMINGO DE RAMOS (29 marzo 2015)

De Corazón a corazón: Is 50,4-7 ("No me resistí, ofrecí mis espaldas a los que me golpeaban"); Fil 2,6-11 ("Se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte de cruz"); Mc 14,1-15,47 (Pasión según S. Marcos: "¿Dónde quieres que vayamos a preparar para que comas el cordero de la Pascua?")

Contemplación, vivencia, misión: Cada año, la celebración de la Pasión del Señor es un gracia inédita. Todos hemos colaborado en los sufrimientos de Jesús y todos estamos llamados a hacer algo para celebrar con él la “Pascua”, como “paso” que transforma la muerte en resurrección. Bastaría un gesto fraterno de amabilidad, un momento junto al Sagrario sin prisas en el corazón, una sonrisa sincera, para pacificar más nuestra sociedad.

* En el día a día con la Madre de Jesús: Sólo los santos han tenido el valor de llamar a la cruz “dulce cruz” (Bta. M. María Inés-Teresa Arias). Así es el “gozo de la esperanza” (Rom 12,12), amasado de “sí” y de “magníficat”, como en María “de pie jutot a la cruz”.

*El camino del corazón, fidelidad al Espíritu: El corazón (guiado por el Espíritu) tiene razones que desconoce la razón: “Tengo yo para mí que la medida del poder llevar gran cruz o pequeña, se la da el amor” (Sta Teresa, Camino, cap.32,7)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.