San Marcos Evangelista (25 abril 2015)

De Corazón a corazón: 1Pe 5,5-14 ("Dios os ha llamado en Cristo… Os saluda mi hijo Marcos"); Mc 16,15-20 ("Id por todo el mundo… Ellos salieron a predicar… el Señor con ellos")

Contemplación, vivencia, misión: El discípulo de Pedro y Pablo ha dejado huellas de evangelio como ellos. La vocación peculiar de cada uno se armoniza en la “comunión de los santos”. Todos han sido llamados por declaración de amor, para anunciar este mismo amor sin reticencias ni fronteras. La humildad y confianza en el amor de Dios hace el milagro de convertir al apóstol en signo personal y comunitario de Jesús.

*El día a día con la Madre de Jesús: Lo “poquito” que nos dice San Marcos sobre la Virgen es muy aleccionador. Durante su visita a Nazaret, Jesús fue tildado de “carpintero, hijo de María” (Mc 6,3). Ella compartió su misma vida escondida durante treinta años, siempre fiel a la “voluntad de Dios” (Mc 3,33-35).

*El camino del corazón, fidelidad al Espíritu: Cristo nos acompaña a todos: nos envía, nos acompaña y nos espera en el corazón de cada ser humano y en todos los pueblos. Si el corazón está unificado por su Espíritu de amor, el “camino” se personifica en Cristo.

Los comentarios están cerrados.