Sábado semana sexta de Pascua (16 mayo 2015)

De Corazón a corazón: Hech 18,23-28 (A Apolo “le expusieron más exactamente el Camino… Jesús era el Mesías”); Sal 47,2; Jn 16,23-28 (“Que vuestro gozo sea colmado… el Padre os ama… voy al Padre”)

Contemplación, vivencia, misión: Ante la inminencia de la pasión, Jesús atrae la atención de "los suyos" hacia el verdadero gozo de seguirle a él como "Camino". Al calificar de "bienaventurados" a quienes escuchan su Palabra (cfr. Lc 8,21; 11,28), "Jesús muestra la verdadera grandeza de María, abriendo así también para todos nosotros la posibilidad de esa bienaventuranza que nace de la Palabra acogida y puesta en práctica" (Benedicto XVI, Verbum Domini, n.124).

*En el Cenáculo con María hacia Pentecostés: "María es dichosa porque tiene fe, porque ha creído, y en esta fe ha acogido en el propio seno al Verbo de Dios para entregarlo al mundo" (Benedicto XVI, VDo 124). El Espíritu Santo hace posible esta maternidad de María y de la Iglesia.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.