Miércoles semana décima Tiempo Ordinario (10 junio 2015)

De Corazón a corazón: 2Cor 3,4-11 (“Nuestra capacidad viene de Dios”); Mt 5,17-19 (“No he venido a abolir, sino a dar cumplimiento”)

Contemplación, vivencia, misión: Podemos y debemos “forcejear” para seguir caminando y superar las dificultades de la vida. Pero transformarlo todo en amor de donación, sólo es posible unidos al Señor. Al abrir los ojos ante la creación y la historia, se pueden encontrar siempre muchas gotitas que salpican de la “fuente” y también muchas “semillas del Verbo”. Con Jesús, todas esas gotitas y semillas, remiten a una plenitud fontal: Dios Amor, Padre de todos.

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: Son pocos los que saben integrar los valores de los demás sembrando la concordia, sin relativismo ni sincretismos. Es cuestión de vivir en Cristo y como él. Con María, se aprende a mirar a los demás (“pastores” de Belén y “magos” de Oriente) encuadrándolos en el designio de Dios Amor en Cristo, “cuya misericordia alcanza de generación en generación” (Lc 1,50).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.