Corazón Inmaculado de María (sábado 13 junio 2015, S. Antonio)

De Corazón a corazón: Is 61,9-11 (“Se alegra mi alma en mi Dios”); Lc 2,41-52 (“Su madre conservaba cuidadosamente todas estas cosas en su corazón”)

Contemplación, vivencia,  misión: María, “asociada” a la misma suerte de Jesús (como “esposa” figura de la Iglesia), encuentra su gozo en la sintonía de vivencias con él. En su Corazón resonaron todas las palabras de Jesús (especialmente las de la cruz), así como los balbuceos de la Iglesia primitiva. “En el corazón de esta Madre no hay más que amor y misericordia. Su único deseo es vernos felices. El Corazón de la Santísima Virgen María es la fuente de la que Cristo tomó la sangre con que nos redimió” (Santo Cura de Ars).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: María se alegra orando y viviendo con nosotros. Medita en su Corazón todo el misterio de Cristo, en el que todos estamos insertados como hijos en el Hijo. “Ella es la del corazón abierto por la espada, que comprende todas las penas. Como madre de todos, es signo de esperanza para los pueblos que sufren dolores de parto hasta que brote la justicia” (Papa Francisco, Evangelii Gaudium, n.286). Para el sábado semana décima, ver Año Litúrgico.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.