Sábado semana 12ª Tiempo Ordinario (27 junio 2015, S.Cirilo)

De Corazón a corazón: Gen 18,1-15 (Tres mensajeros huéspedes de Abraham; promesa de un hijo); Mt 8,5-17 ("Señor, no soy digno de que entres en mi casa")

Contemplación, vivencia, misión: El hogar es siempre algo sagrado y sencillo. Entran sólo los que viven en sintonía con la familia. Los tres "ángeles" o mensajeros que visitaron a Abraham podría representar la "familia" de Dios Amor (Padre, Hijo y Espíritu Santo). Dios quiere habitar en nuestro corazón como en su casa. No somos dignos, pero Jesús se ha hecho nuestro hermano, "habitó entre nosotros" (Jn 1,14), para convivir y afrontar la vida con nosotros. La oración “Señor, no soy digno” la inspiró el mismo Jesús en el corazón de un pagano, quien tenía más fe que muchos otros “creyentes”.

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: La Sagrada Familia era un reflejo de Dios Amoren la tierra: Jesús "bajó con ellos (con María y José) y vino a Nazaret, y les estaba sujeto" (Lc 2,51). «Cuando contemplamos con admiración el universo en su grandeza y belleza, debemos alabar a toda la Trinidad» (Laudato Si’, n.238, cita a Juan Pablo II).

Los comentarios están cerrados.