Martes semana 13ª Tiempo Ordinario (30 junio 2015)

De Corazón a corazón: Gen 19,15-29 (Huida de Lot: “No mires atrás”; destrucción de Sodoma y Gomorra; la mujer de Lot mira hacia atrás); Mt 8,23-27 (“Señor, sálvanos… Hombres de poca fe”).

Contemplación, vivencia, misión: La Iglesia, como “familia” de Jesús, es siempre como una barca que pasa sus momentos de tempestad. El “tiempo”, como todos los dones de Dios, no es un don definitivo, sino un ensayo para recibir al mismo Dios quien es un presente eterno. El “paso” de sus dones al mismo Dios es casi siempre doloroso. Parece silencio y ausencia. Pero todo es necesario para “volver” al Corazón de Dios. “Cada criatura refleja algo de Dios y tiene un mensaje que enseñarnos … Cristo ha asumido en sí este mundo material y ahora, resucitado, habita en lo íntimo de cada ser, rodeándolo con su cariño y penetrándolo con su luz” (Laudato si’, n.221).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: Ella caminó siempre hacia adelante, llena de fe y esperanza, traduciendo su “sí” en donación,dejándose sorprender por Jesús sin adelantarse a Él.

Los comentarios están cerrados.