Sábado semana 13ª Tiempo Ordinario (4 julio 2015)

De Corazón a corazón: Gen 27,1-5.15-29 (Rebeca logra la bendición de Isaac para Jacob); Mt 9,14-17 (“Cuando se les arrebate el esposo, entonces ayunarán”).

Contemplación, vivencia, misión: Toda la vida de Jesús es una sorpresa, y para los discípulos de entonces y para los de hoy. No se entiende nada de sus “exigencias”, sino es a partir de su amor “esponsal”. La oración, el ayuno, el sacrificio, la humildad, la entrega, sólo recobran su verdadero sentido a la luz del misterio pascual de Jesús: “cuando se les quitará el esposo”… Los santos eran apasionados por Cristo y por esto servían a los pobres con el amor apasionado de Cristo. “Espero también que en nuestros seminarios y casas religiosas de formación se eduque para una austeridad responsable, para la contemplación agradecida del mundo, para el cuidado de la fragilidad de los pobres y del ambiente” (Laudato Si’, n.214).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: La Virgen, en Caná, también fue invitada a entrar en la dinámica de esa “hora” pascual, en la que Cristo, Redentor y Esposo enamorado, daría su vida en sacrificio por todos. Ella invita a escuchar a Cristo y compartir la vida con Él.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.