Jueves semana 14ª Tiempo Ordinario (9 julio 2015)

De Corazón a corazón: Gen 44,18-21.23-29; 45,1-5 (“Yo soy José. ¿Vive todavía mi padre?”); Mt 10,7-15 (“Predicad que el Reino de Dios está cerca… Gratis lo habéis recibido, dadlo gratis”)

Contemplación, vivencia, misión: La historia de cada pueblo y de cada persona está llena de sorpresas. Querer averiguar el futuro con una especie de “buena ventura”, es perder el tiempo. Lo más hermoso de la creación y de la historia es que ya todo está centrado en Cristo, porque todo “ha sido creado por él y para él” y “todo se apoya en él” (Col 1,16-17). La historia es un proyecto de amor que Cristo realiza con nosotros. Ahora sólo vemos el reverso de un tapiz maravilloso.

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: ¡Cuántas veces María y José contarían al Niño Jesús la historia de José en Egipto! Cada uno, a su modo, intuía una voz (“éste es mi Hijo amado”) pronunciada desde la “nube luminosa” (Mt 17,5). De la digura de José “emerge también una gran ternura, que no es propia de los débiles sino de los verdaderamente fuertes, atentos a la realidad para amar y servir humildemente” (Laudato si’, n.242).

Anuncios

Los comentarios están cerrados.