Sábado semana 18ª Tiempo Ordinario (8 agosto 2015, Sto Doningo)

De Corazón a corazón: Deut 6,4-13 (“Escucha, Israel, amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón”); Mt 17,14-20 (“Señor, ten piedad de mi hijo… Si tenéis fe como un grano de mostaza…”)

Contemplación, vivencia, misión: A todos llega la ternura materna (“misericordiosa”) de Jesús. Las enfermedades son efecto del primer pecado (“original”) cometido bajo la tentación del espíritu del mal. Pero la paz en el corazón, infundida por Jesús para vivir según el proyecto del Padre, puede producir milagros y momentos providenciales. La mejor curación es la de vivir escuchando y respondiendo al amor. “Jesús sí que estaba plenamente presente ante cada ser humano y ante cada criatura, y así nos mostró un camino para superar la ansiedad enfermiza que nos vuelve superficiales, agresivos y consumistas desenfrenados” (Laudato si’, n.226).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: La fe confiada de María (y de los santos) no nace de la autosuficiencia, sino del saberse amados por Dios misericordioso tal como somos (cfr. Lc 1,48ss); es la fe que traspasa las montañas. (Ver Santo Domingo en Año Litúrgico, Santos)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.