Martes semana 19ª Tiempo Ordinario (11 agosto 2015, Sta Clara)

De Corazón a corazón: Deut 31,1-8;32,3 (Moisés no pudo entrar en la Tierra Prometida; pero Dios siguió acompañando a su pueblo: “Tu Dios marcha contigo”); Mt 18,1-14 (“Si no os hacéis como niños, no entraréis en el Reino de los cielos”)

Contemplación, vivencia, misión: La “infancia espiritual” es la actitud de humildad y confianza que se aprende mirando al mundo con los ojos de Jesús. Si Dios tiene un proyecto de amor sobre todos y cada uno, la vida es hermosa y sencilla: basta con hacerlo todo con amor y convivir con los hermanos compartiendo con ellos “los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias” (Gaudium et Spes, n.1). Para Dios, todo lo pequeño puede reflejar la grandeza del amor de Dios. Basta con ser humildes, sencillos, prudentes, moldeables. “Sólo a partir del cultivo de sólidas virtudes es posible la donación de sí en un compromiso ecológico” (Laudato si’, n.211).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: Los santos que han querido seguir este “caminito” (como Teresa de Lisieux), lo han aprendido con María: “Tu dulce Niño, Madre, quiere que seas tú el ejemplo vivo del alma que le busca a oscuras, en la noche de la fe… Vivir contigo quiero, Madre amada… Tu maternal mirada desvanece mis miedos” (Poesía 44). (Ver Santa Clara en Año Litúrgico, Santos)

Los comentarios están cerrados.