Miércoles semana 19ª Tiempo Ordinario (12 agosto 2015)

De Corazón a corazón: Deut 34,1-12 (Muerte de Moisés ante la Tierra Prometida); Mt 18,15-20 (Corrección fraterna: “a solas tú con él”)

Contemplación, vivencia, misión: Jesús está “en medio” de los hermanos, cuando intentamos amarnos con su mismo amor: perdonar como él, compartir la misma vida, darse con gratuidad. Es siempre una asignatura pendiente, abierta el infinito del amor de Dios. La historia tendría que ser una herencia de gracia que se comparte en el presente y se lega al futuro, hasta llegar a la plenitud de vida en Cristo. “Siempre es posible volver a desarrollar la capacidad de salir de sí hacia el otro” (Laudato si’, n.208).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: Las “dudas” de San José serían también una prueba dolorosa para la Virgen María. Los dos reaccionaron con caridad y verdad, y se hizo la luz: “lo engendrado en ella es obra del Espíritu Santo” (Mt 1,20).

Los comentarios están cerrados.