Jueves semana 20ª Tiempo Ordinario (20 agosto 2015, S.Bernardo)

De Corazón a corazón: Jue 11,29-39 (Victoria y voto de Jefté); Mt 22,1-14 (“Mi banquete está preparado… a cuantos encontréis, invitadlos a la boda”)

Contemplación, vivencia, misión: Somos todos invitados a las bodas del Verbo Encarnado con la humanidad entera. Dios ha entrado en nuestra historia no sólo como Dios, sino como hermano y “esposo”. No valen las excusas ante tanta condescendencia y tanto amor. No nos pide cosas extraordinarias, sino todo nuestro pequeño amor. Todos caben en la fiesta, el hombre entero, todos los hombres y todo el universo. Estamos invitados a “recuperar los distintos niveles del equilibrio ecológico: el interno con uno mismo, el solidario con los demás, el natural con todos los seres vivos, el espiritual con Dios” (Laudato si’, n.210).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: Se atribuye a S. Bernardo una de las oraciones marianas más populares: “Acordaos”… Esta “memoria” mariana lleva al “recuerdo” de Jesús, cuyo nombre es ya dulce, pero “su presencia es más dulce que la miel” (S. Bernardo).

Los comentarios están cerrados.