Martes semana 21ª Tiempo Ordinario (25 agosto, S.José de Calasanz)

De Corazón a corazón: 1Tes 2,1-8 (“Tuvimos la valentía de predicaros el Evangelio de Dios … como una madre cuida cariñosamente a sus hijos”); Mt 23,23-26 (“Descuidáis lo más importante: la justicia, la misericordia, la fe”).

Contemplación, vivencia, misión: Los santos (como Pablo) se han sentido siempre fecundos en la oscuridad de la fe, a modo de maternidad dolorosa. Fueron siempre sensibles a la misericordia y a la fidelidad a Dios y a los hermanos. La lucha contra el propio egoísmo es constante; quien hace posible la victoria es sólo Jesús profundamente amado. “La alegría de la vida nace del encuentro con Cristo” (Benedicto XVI, Mensaje JMJ 2011). “Debemos hacer la experiencia de una conversión, de un cambio del corazón” (Laudato si’, n.218).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: Todo apóstol que vive y transmite con autenticidad el Evangelio sin buscarse a sí mismo, se siente identificado con “la mujer” (María) de quien nace Jesús: “He de formar a Cristo en vosotros” (Gal 4,19).

Los comentarios están cerrados.