Jueves semana 21ª Tiempo Ordinario (27 agosto 2015, Sta Mónica)

De Corazón a corazón: 1Tes 3,7-13 (“Que el Señor os haga progresar en el amor para con todos”); Mt 24,42-51 (“Velad porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor”)

Contemplación, vivencia, misión: El tiempo es la “paciencia” de Dios, pero también la “urgencia” de responder a su amor. La vida es auténtica si se hace destello del amor de Dios para con todos. “El Señor viene” todos los días, anunciando un encuentro definitivo. La preparación es una actitud de esperanza, que supone confianza basada en la fe en su amor, y tensión por querer amarle y hacerle amar. “Hace falta volver a sentir que nos necesitamos unos a otros, que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo, que vale la pena ser buenos y honestos” (Laudato si’, n.229).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: El “progreso” de la vida espiritual de María fue también por el camino de la “noche de la fe”. Pero es noche que deja entrever el gran día; es noche que deslumbra por dejarse sorprender por Dios.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.