Lunes semana 22ª Tiempo Ordinario (31 agosto 2015)

De Corazón a corazón: 1Tes 4,13-18 “No os aflijáis como los hombres sin esperanza… los muertos en Cristo resucitarán… estaremos siempre con el Señor”); Lc 4,16-30 (“El Espíritu me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva… Lo empujaron fuera del pueblo, con la intención de despeñarlo”)

Contemplación, vivencia, misión: Nazaret será siempre una piedra de escándalo, porque supone correr la misma suerte de Cristo, en su “vida escondida”, con José y María. Quien vive de la moda (material o “espiritual”) no se aventura a correr la suerte de Jesús. Los cristianos de Tesalónica, más allá de su “cultura”, aceptaron el mensaje pascual predicado por Pablo, para vivir caminando hacia Cristo resucitado. “Él sí que estaba plenamente presente ante cada ser humano y ante cada criatura, y así nos mostró un camino para superar la ansiedad enfermiza que nos vuelve superficiales, agresivos y consumistas desenfrenados” (Laudato si’, n.226).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: Los nazaretanos (de todos los tiempos) esperaban una “religión” o un mesianismo útil; despreciaron a Jesús como inútil, “el hijo de José”, “hijo de María” (Mc 6,3). El Evangelio no estará nunca de moda.

Los comentarios están cerrados.