Sábado semana 22ª Tiempo Ordinario (5 septiembre 2015)

De Corazón a corazón: Col 1,21-23 (“El evangelio ha de ser predicado a toda criatura… del que yo soy ministro”); Lc 6,1-5 (“El hijo del hombre es también Señor del sábado”)

Contemplación, vivencia, misión: Jesús cumplía todas las normas rituales (fiesta de Pascua, sábado, etc.) con el espíritu que el Padre dejaba entrever en ellas, es decir, para favorecer el sentido de la vida humana integral. Jesús, Señor del “sábado”, ha inspirado la afirmación de San Agustín: “ama y haz lo que quieras”. El gozo de la esperanza hace ligeras las normas y las obligaciones. El que ama hace todo lo mandado y mucho más, con el espíritu de un Dios que es mendigo de nuestro amor. “A través del culto somos invitados a abrazar el mundo en un nivel distinto. El agua, el aceite, el fuego y los colores son asumidos con toda su fuerza simbólica y se incorporan en la alabanza” (Laudato si’, n.235).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: María vio a Jesús cumplir con la fiesta del sábado (cfr. Lc 4,16ss) y también comenzó a celebrar con la comunidad eclesial primitiva “el primer día de la semana”, “el día del Señor”. Ahora nos acompaña para ayudarnos a ser libres, obedeciendo por el amor.

Los comentarios están cerrados.