Miércoles semana 23ª Tiempo Ordinario (9 septiembre 2015, S.Pedro Claver)

De Corazón a corazón:Col 3,1-11 (“Si habéis resucitado con Cristo… vuestra vida está escondida con Cristo en Dios”); Lc 6,20-26 (“Bienaventurados los pobres porque de ellos es el Reino de Dios”).

Contemplación, vivencia, misión:La admiración de la gente respecto a Jesús era debida especialmente a su modo de comportarse: amando a cada uno, especialmente a los más pobres, como pedazos de sus entrañas. Existen los milagros, pero el gran milagro es cada momento de nuestra existencia y de nuestra “vida escondida con Cristo en Dios”, vivida como biografía de Cristo pobre. Él no tiene nada más que a sí mismo para darse. “De esa manera se cuida el mundo y la calidad de vida de los más pobres, con un sentido solidario que es al mismo tiempo conciencia de habitar una casa común que Dios nos ha prestado” (Laudao si’, n.232).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: “Vida escondida” con Cristo tiene el calificativo de “Nazaret”; es vida ordinaria asumida con fe viva, confianza filial y entrega generosa. Allí resuena y se “completa” el “sí” de María, con su presencia activa y materna.

Los comentarios están cerrados.