Sábado semana 23ª Tiempo Ordinario (12 septiembre 2015, Santo Nombre de María)

De Corazón a corazón:1Tim 1,15-17 (“Cristo Jesús vino al mundo a salvar para los pecadores; el primero de los cuales soy yo”); Lc 6,43-49 (“El árbol se conoce por sus frutos… El que viene a mí y escucha mi palabra y la pone en práctica, se parece un hombre que construye su casa sobre roca”) .

Contemplación, vivencia, misión:Las cosas buenas proceden de un corazón bueno. Un corazón dividido siembra la confusión y las guerras. Pablo fue siempre humilde, confiado, audaz y generoso, porque no olvidó la gracia de su conversión, que se concretó en una fe viva de adhesión personal a Cristo. “La desaparición de la humildad, en un ser humano desaforadamente entusiasmado con la posibilidad de dominarlo todo sin límite alguno, sólo puede terminar dañando a la sociedad y al ambiente” (Laudato si’, n.224).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: La Palabra meditada en el corazón como María, construye sobre fundamentos sólidos en la vida espiritual y en la misión.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.