Sábado semana 24ª Tiempo Ordinario (19 septiembre 2015)

De Corazón a corazón: 1Tim 6,13-16 (“El Señor de los señores… que habita en una luz inaccesible”); Lc 8,4-15 (“Salió un sembrador a sembrar su simiente”).

Contemplación, vivencia, misión: La “semilla” es siempre “buena”, porque es la “Palabra” pronunciada eternamente por el Padre en el amor del Espíritu Santo. Jesús habla de corazón a corazón, dándose él, mendigando nuestro amor. Quiere encontrar “la tierra buena” de “un corazón bueno”. “La sobriedad que se vive con libertad y conciencia es liberadora. No es menos vida, no es una baja intensidad sino todo lo contrario” (Laudato si’, n.223).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: Es Palabra salida del corazón de Dios, que necesita encontrar un “corazón bueno” como el de María, donde no haya tapujos ni dobleces.

Los comentarios están cerrados.