Jueves semana 25ª Tiempo Ordinario (24 septiembre 2015, Virgen de la Merced)

De Corazón a corazón: Ag 1,1-8 ("Aplicad vuestro corazón a vuestros caminos… Edificad el templo"); Lc 9,7-9 (Herodes "buscaba ver a Jesús")

Contemplación, vivencia, misión: A Juan Bautista lo confunden con Jesús. Fue su mejor recompensa. Los teóricos podían seguir discutiendo sobre su “cristología”, pero Jesús es siempre Él, que vive en “los suyos” para hacer de ellos su expresión, el signo de cómo ha amado él. Así se construye el “templo” de Jesús, que es su “Cuerpo”, su Iglesia, con la inmolación de sus apóstoles, para que todos se sientan amados por Jesús. “Un reconocimiento del mundo como un don recibido del amor del Padre, que provoca como consecuencia actitudes gratuitas de renuncia y gestos generosos aunque nadie los vea o los reconozca” (Laudato si’, n.220).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: Quien ha experimentado la misericordia de la llamada apostólica (para ser luz de Jesús) se siente como la Iglesia (imitando a María) madre de misericordia.

Los comentarios están cerrados.