Viernes semana 25ª Tiempo Ordinarnio (25 septiembre 2015)

De Corazón a corazón: Ag 1,15-2,9 ("Estoy con vosotros… llenaré d gloria esta casa"); Lc 9,18-22 ("¿Quién dice la gente que soy yo? … Y vosotros ¿quién decís que soy yo?")

Contemplación, vivencia, misión: Es la pregunta permanente de Jesús en cada época y situación histórica. Hay una opinión general sobre él, según la moda. Pero los que aman a Jesús le conocen amando, tal como él es y como él nos conoce amando. La “gloria” de Jesús (que es el "templo" definitivo) no está en el éxito y poder humano, sino en su realidad de “encarnación” y de “redención”. Sólo en él está la verdad de la donación y la caridad en la verdad. “Dios ha creado el mundo inscribiendo en él un orden y un dinamismo que el ser humano no tiene derecho a ignorar” (Laudato si’, n.221).

*El Evangelio en el Corazón de la Madre de Jesús y de la Iglesia: Anualmente, al menos durante la Pascua, iban María y José con el niño Jesús al templo de Jerusalén. Allí "se perdió" el niño Jesús, para indicar un más allá de una presencia sensible, cuando parece ausente, es que está escondido en nuestro corazón y en nuestra realidad.

Los comentarios están cerrados.